Ecología, Vida y Medio Ambiente

Épocas, siembras y cosechas

El hombre andino se despierta y se levanta apenas que los rayos del sol aclaran la noche, es decir, de madrugada; y antes de que bañen la cumbre se encuentra junto a sus animales y cuando en la tarde se va el sol, se despide agradeciendo por un día más de progreso brindada, y cuando ya no hay presencia de sus rayos y llega la noche, entonces es el momento del descanso físico.

La labor agrícola, es el sustento diario, del cual se obtiene lo necesario para subsistir, el sagrado alimento para todos, puesto que trabajan desde niños hasta ancianos, cada quien a su medida y posibilidad, y sin ningún exceso. Las estaciones del año y los tiempos de siembra y cosecha, están marcados por los ciclos celestes de ciertas estrellas y constelaciones, de solsticios y equinoccios, la chakra, la cual se designa, a la variedad de cultivos en una misma melga, divididos por los cashiles, permite la interacción de las plantas y se favorecen entre si, adquiriendo el nutriente del suelo. Las siembras se realizan con frecuencia rigiéndose a los calendarios festivos de los santos, los meses de; Mayo, Septiembre, Octubre, Noviembre y Diciembre, (siembra de Sta. Teresa, Mama Rosario, de las almas, del niño), en las diferentes áreas, desde las planicies hasta concluir en las laderas, el producto a cultivarse varía de acuerdo a las condiciones geográficas, climáticas, las épocas de las heladas y el verano de las almas y del niño, en las zonas altas se deposita la semilla mas antes y en las planicies un tiempo después, el cultivo de las chakras es testimonio del dominio que poseen en la selección de semillas (escogidas y de excelente calidad), pues en una sola plantación, van depositando una variedad de especies (maíz, haba, frejol, arveja, trigo, cebada, kínua, melloco, oca, chio, lenteja).

Las labranzas han sido muy cuidosamente realizadas, evitando coincidir con la época de luna tierna, por no ser adecuada para la siembra, la planta del maíz crece sin obtener ningún fruto, solo bucha o atupa (vacío), por tal motivo se rigen a los movimientos lunares y también se evita aporcar las chackras. Las cuatro bases fundamentales del cultivo, en sus determinados periodos, después de haber rotado la tierra, depositar la semilla y ver crecer, retirar la maleza de sus alrededor y remover el suelo de su alrededor, estando en su estado de madurez, retirar las hojas y residuos innecesarios, permitiendo un desarrollo y esperar con paciencia su estado de maduración y proceder a la cosecha.

Durante las cosechas, se acostumbraba a prestar la mano en las mingas y presentes en el lugar del fajina, se apilaban de acuerdo al producto y por la abundante cantidad de frutos, lo arduo de transportar, las plantas de maíz se calchaba y arrumaban y después de deshojado se construían las parvas, con las matas secas del maíz, y con las gramíneas, después de cosechar se levantaban las parvas y posteriormente procedían a trillar, depositando las gramíneas sobre las eras o pequeñas planicies, construidos junto a los sembríos. Después de recolectar, algunas personas se dedicaban a chalar, las mazorcas de maíz y espigas de cereales que se recogían en el campo cosechado.

Por la cuantiosa cosecha, los productos secos, desgranados o aventados, se guardaba en los taquis y graneros separados por utilidades, inclusive llegando a poseer un almacenamiento separado por cosecha de cada año. Esto permitía consumir los que permanecían guardados por más tiempo, durante los periodos de pocas cosechas, por las continuas heladas o sequia, se vendían o compraban la producción a familiares o vecinos de diferentes comunidades o parroquias.

Las mishas, juego de apuestas, de competencia y divertido, entre las personas reunidas en las mingas, durante las cosechas y deshojado, se separaban las mazorcas que tienen un grano negro, en la mazorca de maíz blanco, al término de la faena se nombraba un juez, quien se encararía de contar y dar el veredicto al ganador, y atrapando las mazorcas marcadas, se entregaban al perdedor, a cambio solicitando la apuesta que bien podía consistir en algo, que de común acuerdo ofrecían y debían de cumplir, en algunas ocasiones podía tratarse de un cuy asado, un litro de aguardiente, una gallina, etc.

Los tamos de las gramíneas se utilizaban para cubrir los techos de algunas chozas; servían también de guarida en las picotas de los chanchos, con la calcha o matas secas del maíz, se construían las parvas, y se utilizaba en los periodos de poco pastizal con el propósito de alimentar al ganado vacuno, cuyes y ovejas. Apilada la calcha podía resistir unos cuantos años en total conservación, valiendo como techo de las chinganas.

 

Herramientas y técnicas de cultivo

La continua evolución de las herramientas, se debió iniciar con el uso de instrumentos sencillos y mientras avanza el progreso, han ido apareciendo nuevas piezas, desde el azadón, zapapico, la lampa, el lampón, la utilización de los bueyes en el labrado de al tierra, con la utilización de materiales mixtos, madera, hierro, cuero y cabuya y la aparición del primer tractor arador (mini canguro) dio su arribo al pueblo, en el año de 1981, para rotar algunos lotes de sembrío y fue un aporte en la utilización de nuevas técnicas.

El arado y el yugo como elementos principales, y piezas indispensables, las cuales forman estos instrumentos de laboriosidad, el arado compuesto por; la cabeza, la manizuela, donde se agarra para dirigir el mismo, la espiga, sobre el cual se lía la reja, sujetada con pedazo de beta o la reja huatana, la tilera, aquello que une y sujeta la cabeza con el timón, donde se apoya pallka que sostiene a la reja, la clavija colocada en los huecos del timón y detrás del bardón.

El yugo, elemento largo, tiene tres divisiones desde el centro hacia la izquierda y la derecha, en la mitad se coloca el bardón, esto permite mediar las fuerzas de los animales y se instala sobre la nuca de los animales de tiro, con las bateas hacia atrás, comprende, el bardón y las coyundas, que se envuelven, cruzan, alrededor de los cuernos y se rematan entre las coyundas.

Con la yunta se rotan los sembríos, en su extensión del terreno, en duros la reja debe ir salido unos centímetros, pero cuando son suaves la reja puede estar un jebe o centímetros (15 cm) afuera, esto también depende de la ocasión, para las rotaciones ordinarias se realiza con el arado de espiga angosta o normal y cuando son las siembras con la espiga ancha para obtener un surco amplio.

El arador dirigiendo a la yunta, animándoles continuamente, con sus incitaciones (jala toro-sube-baja, vira, ushcu, etc), anteriormente utilizaba la garrucha, después la puya y últimamente el juete. La persona encargada de sembrar, en ocasiones lleva migllado la semilla, otras tantas en una canasta alargada, con una división por la mitad, depositado en un compartimiento, el maíz mesclado con el frejol y en el otro las habas, en cada fila va botando la semilla, se forman “melgas” y para determinar los espacios, se colocan los cashiles o hilera, llegando a ser de cebada, trigo, arveja o kinua.

 

Plantas chamánicas

Los seres humanos, con sus poderes, conocimientos y practicas, establecen un contacto intimo con la naturaleza y el cosmos, para ello utilizan sus saberes y sus ceremonias en diferentes procesos terapéuticos, porque existe la continua relación entre el ser humano con el entorno vegetal, existe el respeto por todo ser viviente, el amor y la bondad, el agradecer infinitamente a la madre tierra y poder obtener de ella las plantas, con las cuales se logra un cambio durante la limpias, baños y rituales, realizadas por los virtuosos sanadores.

La chillka o ayahuasca andina, el sauco (blanco-negro), el huandug, santa maría, ruda, altamisa, poleo, hinojo, chichira, moradilla, laurel eucalipto, ortiga, moradilla, shadan.

 

Plantas medicinales

La vida cotidiana del habitante andino, esta vinculada con los beneficios de la naturaleza, de la cual extrae las plantas con innumerables propiedades curativas, con las cuales se sana de las dolencias y malestares, sea en cataplasmas, baños, infusiones, cocimientos o brebajes.

Los males de estomago se curan con wallua o kulín, las inflamaciones externas e internas con el matico, los males del pecho con el patakun panga, los hepáticos y renales con el gañal, los dolores de parto con agua de flores de pichul, se cura el sarampión con el agua del piqui sacha y se previene la infección de las heridas, la hemorragia con el sumo chancado del geranio y el sauce negro, desinflama los intestinos y cura el hígado inflamado con el sumo y bebida del diente de león, la gripe con el agua hervida de la flor u hoja de la borraja (blanca-morada), el empacho de los niños, con la bebida (agua) mesclada de la alverjilla, flor de mortiño y piqui sacha, eucalipto (eucalyptus), con las ramas cuando están tiernas con el cogollo, se utilizaba para hacer infusión y beber como prevención para la gripe y baños para curar los fríos concentrados, desinflamante, el agua del shullu, mesclado con las perlas de la grama, el cubilan, la trencilla, tipo, poleo y el molle, juntos en agua para bañar en la dieta al dar a luz, yacu mullu, chancado y con el sumo, bañar para curar el cogido del agua, manzanilla, en infusión para tomar, hervida para curar los golpes, chancón y herida, ortiga, dolores reumáticos, en los golpes chancado y mesclado con panela, con el agua de la raíz se cura la tos, tilo, con la infusión de la flor, se toma el agua para la tos, la huallua para la infección, la flor del mortiño, en agua, desinflamante de los intestinos, el pururuc, el agua de este monte cura el cólico por la comida o frio, el tipo y la salvia, su agua cura el frio, llantén, suspensión de diarrea y desinflamante, el lirio, bañar para curar el susto y soplar con flores de santa maría y un poco de aguardiente, con el sumo calentado y colocando en paños del escancel y la lechuguilla, con el cual se evita la gangrena.

 

Plantas alimenticias

Plantas de la identidad local, heredada desde épocas remotas, todavía forman la dieta alimenticia, la presencia de plantas originarias de los andes, las que se cultivan en periodos continuo o estacionales, a diferencia de las que se puede obtener directo desde la floresta.

Maíz, papa, shulalag, ají, oca, kínua, achogcha, chocho, mellocos, poroto, calabazas, mora, tocte, capulí, gullán, aguacate, sambo, zapallo, achogcha, chocho, higo, frutilla, simbalo, uvilla, jalo.

 

Plantas ornamentales

Los espacios adornados con plantas, cuyas flores resaltan la belleza del panorama con sus formas, cientos de vivas colores y algunas veces, emanan el aroma natural de sus capullos, en las épocas de floración, están presentes en estado silvestre, en los jardines y en las plantaciones; la chillka, retama, sigsal, geranio, clavel, rosa, pensamiento, azucena, lirio, salvia, laurel, gañal, bura, orquídea, zarcillo, quilluyuyu, flor de Cristo verbena, diente de león, latic, gladiolo, malva, pepino y una interminable variedad de especies dispersas en todas las direcciones de la extensa geografía.

 

Plantas utilitarias

Las extraordinarias formas y métodos que el hombre descubrió para adornar y colorear sus prendas, las obtuvo del entorno vegetativo, se valió para ello de raíces, tallos y hojas, garau, bura, nogal, piñan, colorearon los hilos y dio coloración a sus prendas, distinguiéndolas entre si, encantaron al campesino.

El gulag blanco, el atuk chogllo y el turpag, sirvieron para lavarse el cabello, chancado y frotando en el pelo, permitían dejar limpio y evitar las enfermedades del cuero cabelludo y nutrir el mismo.

El penco blanco, rajado sus hojas, colocado en grandes pozas por varios días durante el proceso de podrido, retirado y secado, con el cual se confeccionaban las soguillas, sogas, hilos con que se confeccionaban las alforjas y los saquillos, a mas de servir para otras utilidades, y artes decorativas; las hojas desechas y rajadas del penco negro, de las cuales se obtenían las cabuyas, con cuyas hebras sujetaron los carrizos y la duda, durante el enchacleado de los techos de las casas.

Las diferentes especies de bejucos, obtenidas del entorno vegetativo y los más utilizados por su flexibilidad y durabilidad, son el shiushi, el yaguir, achogcha y el chillco. Los bejucos elaborados como aros, de acuerdo y de medida al asiento de las ollas y los huallus, permitían mantenerse equilibrados sobre el piso, construir y amarrar, las quinshas, chozas y formar los aros, en el interior se colocaba la leña hasta llenar el espacio circular, de forma aprisionada y poder transportar, las cardas de leña, de manera individual o en las acémilas.

 

Sistema de agua potable de cumbe

En la actualidad contamos con dos sistemas, cada uno cuenta con su debido tratamiento, lo que es técnicamente necesario para que el agua sea segura para el consumo humano; pero el caudal no es el adecuado para la demanda de los habitantes de la parroquia Cumbe, solamente se satisface el 25% de las necesidades de la población, razón por la cual han surgido problemas para el abastecimiento poblacional.

Como ejemplo, el proyecto del Chorro, plan que pretendía abastecer a los sectores más altos de la Parroquia Cumbe, el mismo que fracasó por el levantamiento de la población por no ser equitativo, ya que obviaba varios sectores y que hoy con el nuevo proyecto apunta a servir a todos los rincones de la parroquia,

Razón por la que la empresa ETAPA y DASC comienzan a buscar mecanismos de adjudicación de varias de las micro cuencas (vertientes) existentes en nuestra jurisdicción. Tramites que fueron realizados mediante la Resolución 0143C.N.R.H. Consejo Nacional de Recursos Hídricos, entidad encargada del manejo hídrico.

Después de obtener las adjudicaciones, el Directorio comienza a trabajar en los estudios técnicos para tener el agua potable en toda la parroquia Cumbe, la que fue efectuada por el Ingeniero Diego Zhindon, contratado por la empresa ETAPA, estudio que fue analizado y socializado a través de un diagnostico participativo a nivel de todos los sectores de la parroquia, resultados que establecen la ejecución del proyecto de manera urgente, el que abastecerá a los 6.000 habitantes de la población Cumbeña, estudio que fue entregado aproximadamente en un año.

 

Junta Parroquial y la Empresa Etapa EP.

Instituciones que de una manera coordinada, comienzan a buscar alternativas de financiamiento para este proyecto que tiene un monto de $1.376.429.85. Es por ello que la empresa ETAPA gestiona al Banco del Estado el financiamiento del 60% del monto total del proyecto. Estableciéndose responsabilidades de la siguiente manera:

Banco del Estado: 60%

Junta Parroquial, Directorio del Sistema de Agua Cumbe y los usuarios aportarán $ 349.000 dólares.

Ejecución del proyecto

Se comienza con la construcción de las captaciones y una minga de involucramiento de toda la parroquia donde participan Instituciones: Municipio de Cuenca, Empresa ETAPA, Banco del Estado, Junta Parroquial y 3.000 usuarios de la parroquia. Lo que constituyó una gran satisfacción que nunca olvidaremos como la excavación, tendido de tubería, relleno de zanjas y la mesa pampa en los almuerzos comunitarios que sembraron la unidad y confraternidad

Proyecciones

Todos los usuarios seguros de contar con el servicio, empezamos un proyecto de manejo de cuencas hidrográficas que permitirán: proteger, conservar, reforestar, capacitar, incentivar y concientizar de que todos los propietarios de la zona de aporte y usuarios del sistema de agua, tengamos las responsabilidades de apoyo para este proyecto que se viene ejecutando con el apoyo técnico de la Empresa ETAPA.

Gestión

Se viene gestionando la adjudicación de la vertiente Ucururo con las servidumbres de todas las captaciones y conducciones, la construcción de 5 captaciones que posiblemente se construirán para el nuevo proyecto. Que con ello aseguraremos agua para nuestro futuro.

Administración

Esta manejado por un Directorio; el mismo que esta conformado por cinco miembros, los cuales fueron electos democráticamente. Contamos con una oficina técnicamente equipada la que nos permite servir y agilitar la información y atención al cliente de manera eficiente.

Operación y mantenimiento

Contamos con personal capacitado en diferentes instituciones (Consorcio CAMAREN, ETAPA, CGPAUTE), los cuales controlaran y vigilaran la calidad, cantidad de agua y continuidad del servicio, tanto en cobertura, control y regulación del servicio de una manera ágil.

Uso adecuado del servicio

En la actualidad no se podría hablar de un uso adecuado del servicio ya que el usuario hace mal uso del mismo, guardando el agua en tanques, cisternas descubiertas donde el agua esta expuesta a la contaminación, malas instalaciones inter-domiciliarias, desperdicio de agua, al lavar carros, ropa, malos hábitos de higiene, esto hace que las tarifas sean excesivas, por ello que el Directorio de Agua Cumbe debe concienciar y capacitar al usuario para que utilice bien el liquido vital

Sugerencias para el usuario

  • Tener una buena instalación inter-domiciliaria.
  • Verificar que todas las llaves permanezcan cerradas y que la pluma del medidor no gira para asegurarnos que no hay fugas.
  • No lavar carros con el agua de consumo humano.
  • Pagar puntual las tarifas de consumo de agua.
  • Lavar los tanques de reserva regularmente ya que así garantizamos la calidad del agua.
  • Mantener una buena higiene.
Visitas
008054
Your IP Address : 34.236.245.255
FanPage
Mapa de la Parroquia